Nuestra Cuna

Transcurría el año 1984; La Coordinación Educativa del Ariari era la entidad oficial que administraba el servicio educativo en las zonas más apartadas de los municipios que conforman la región del Ariari, entidad dirigida por la Prefectura Apostólica del Ariari,. La Coordinación Educativa agrupaba a 320 maestros distribuidos en 121 establecimientos educativos rurales que impartían la educación básica primaria a los niños y niñas de toda esa inmensa región del Ariari, que por aquella época representaba para miles de familias colombianas, la única posibilidad de forjar un futuro mejor, luego de sufrir los rigores de la violencia política desatada en el interior del país a finales de la década de los 40`s. Una de tantas dificultadas era la carencia de medios y recursos para el desplazamiento desde los centros urbanos hasta los lugares de trabajo, entonces era necesario realizar caminatas de 8 y más horas por trochas o picas, exponiéndose al acecho de animales peligrosos, inclemencia del tiempo, atravesando caños y ríos crecidos, pero lo peor de todo, la terrible posibilidad de caer en medio del fuego cruzado entre actores armados que se disputaban el dominio de territorio.

La Necesidad Común

En materia económica, por aquella época el Ministerio de Educación no atendía de manera oportuna los giros de recursos para pago de salario de estos abnegadoseducadores, por los que muchas veces, esos largos y tediosos viajes hasta Granada (sede de la Coordinación Educativa), eran infructuosos ya que nos encontrábamos con la triste noticia de que todavía no hay plata para el pago de dos o más sueldos adeudados, y la única alternativa para regresar al lugar de trabajo era buscar un agiotista que por un módico 10% descontado por anticipado, nos compraba el sueldo, mediante una autorización autenticada para que él pudiera cobrarlo cuando al fin llegara la fecha de pago. Este negocio, muy rentable para unos pocos, pero muy lesivo para la economía personal de todos nosotros, nos obligó a buscar una alternativa diferente para solucionar esta problemática, y entonces nació la idea, nació de una necesidad común, era urgente unirnos para buscar entre todos la manera de impedir seguir siendo víctimas de la especulación.

La Solución

Así nació FECEDA, a principios de ese año, 30 docentes y directivos docentes empezamos a celebrar reuniones informales en Granada, encontramos a alguien que nos dijo que existían unas organizaciones de trabajadores que se llamaban fondos de empleados. Sin dudarlo tomamos la decisión de empezar, ahorrando cada uno la suma de mil pesos mensuales cuando nuestros salarios promediaban los diez mil pesos. Esos treinta mil que reuníamos cada mes, eran invertidos en tres préstamos entregados a tres de los participantes que más necesidad tuvieran en ese momento, ejercicio que seguimos repitiendo mes a mes, pero con la vinculación de nuevos ahorradores y usuarios de crédito a medida que avanzamos en la investigación de la normatividad que debíamos cumplir para dejar de ser un fondo sin respaldo legal, ya que eso generaría mayor confianza entre los participantes.

Nace un ente jurídico

Cumplidas las tareas, el 2 de febrero de 1985 celebramos la Asamblea de Constitución del Fondo de Empleados de la Coordinación Educativa del Ariari “FECEDA”, con la asistencia de 99 asociados fundadores, en la que cada uno suscribimos unos aportes sociales iniciales por valor de setenta y dos mil pesos, de los cuales ya estaban pagados dieciocho mil; se nombró la primera Junta Directiva que quedó conformada por cinco asociados con sus respectivos suplentes y se nombró además como primer Gerente a Rodrigo Londoño Vargas y como primer Revisor Fiscal a Néstor Eduardo Ruiz Rey (q.e.p.d.) mientras que como primer tesorero fue nombrado Fabio Rodríguez Pinto. Con fecha 19 de noviembre de 1985 el DANCOOP expidió la Resolución No. 2556 con la cual FECEDA obtuvo su reconocimiento como persona jurídica.

Decisiones y acciones para el desarrollo

En el año 1993 fue necesario reemplazar la Asamblea General de Asociados por Asamblea General de Delegados, dos años más tarde se toma la trascendental decisión de ampliar el vinculo de asociación a todos los educadores del Departamento del Meta, cambiando la razón social por la Fondo de Empleados de la Comunidad Educativa del Ariari conservando la sigla FECEDA marca con reconocimiento en el sector solidario del Departamento del Meta. 1994 se efectua la compra de la sede principal de la entidad en Granada-Meta. Año 2004 se da apertura a una nueva oficina en la ciudad de Villavicencio, se obtiene la aprobación del cupo de recursos de redescuento para financiar proyectos micro-empresariales de los asociados a través del Instituto de Fomento Industrial IFI, hoy Bancoldex. La Asamblea General Ordinaria de Delegados del año 2007 aprueba una trascendental reforma estatutaria en la cual se amplía aun más el vinculo de asociación permitiendo el ingreso de todos los empleados oficiales del departamento del Meta y se adopta la razón social que hoy tiene la entidad, pero se mantiene la sigla FECEDA. Otra decisión importante de esta Asamblea fue la autorización de la administración para adelantar todos los trámites necesarios para darle vida jurídica a una nueva fundación con independencia administrativa y financiera para que se convirtiera en el brazo social de FECEDA. En septiembre de 2009 se da apertura a la tercera oficina de FECEDA en el municipio de Acacias En este año también se inicia la implementación del sistema de gestión de calidad, con miras a garantizar el manejo eficiente de los recursos, la calidez del servicio y el mejoramiento continuo.