Amparar el patrimonio familiar representado en las casas de habitación o apartamentos, por los daños o pérdidas que se causen a consecuencia de accidentes, fenómenos de la naturaleza o actos de terceros, contra el inmueble o las personas que las habitan, hasta la suma asegurada.